Antipatris

Conocida ahora como Ra El-Ain o Tel Afek . Está ubicada sobre un montículo alto, a 67 kms de Jerusalén, sobre la carretera que en la antigüedad conducía a la capital costera de Cesarea. Herodes el Grande la construyó un poco más arriba de las fuentes principales del río Auje, en honor a su padre, Antípater, y como un agradable lugar de descanso para los viajeros.

Las excavaciones arqueológicas se realizaron en los años 1934-1936 por el Departamento de Antigüedades del gobierno británico de Palestina. Una excavación se llevó a cabo en 1972-1985 por la Universidad de Tel Aviv bajo la dirección del profesor Moshe Kokhavi. En el sitio, hay rastros de la ocupación de hace 5000 años. Afek se menciona por primera vez en textos de la duodécima dinastía egipcia. Afek aparece muchas veces en la Biblia. Se describe como una ciudad cananita conquistada por Josué y como base de filisteos para sus campañas militares contra los hijos de Israel en la época de Samuel. De acuerdo con el Primer Libro de Samuel (4:2), es la ciudad más grande al norte del territorio de los filisteos. Afek se menciona en una tableta que data del rey asirio Esarhaddón como una ciudad fronteriza del territorio de Samaria.

El apóstol Pablo fue enviado como prisionero por este camino en compañía de setenta soldados a caballo y doscientos a pie. Después de descansar en Antípatris, los soldados que iban a pie dejaron a Pablo continuar su viaje con los qie iban a caballo hasta Cesarea, que esta 42 kms al norte:

“Llamando a dos centuriones, mandó que prepararan para la hora tercera de la noche doscientos soldados, setenta jinetes y doscientos lanceros, para que fueran hasta Cesarea; y que prepararan cabalgaduras en que, poniendo a Pablo, lo llevaran a salvo a Félix, el gobernador” (Hechos 23:23-24).

Partes del camino romano antiguo, de Jerusalén a Cesarea, han sido descubiertas cerca de Antípatris y permanecen allí hasta hoy.