Antioquía de Siria

Hoy Antakya, donde los seguidores de Cristo fueron llamados cristianos por primera vez:

«Y se congregaron allí todo un año con la iglesia, y enseñaron a mucha gente; y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía». (Hechos 11:26)

Está ubicada a unos 450 km al norte de Jerusalén, sobre la margen occidental del rio Orontes. Era llamada «la reina del Oriente» a causa de sus bellos contornos, de la importancia de su comercio y de su ubicación estratégica sobre rutas de intersección de caravanas entre el este, el oeste, el norte y el sur.

La Iglesia de los Grottos de San Pedro es una de las más de 20 iglesias del siglo IV que se descubrieron en Antioquía. De acuerdo a la tradición, esta cueva se utilizo para las reuniones secretas de los cristianos antioqueños y así evitar la persecución. La tradición también dice que Pedro predicó y enseñó en este lugar mientras estaba en la ciudad. Alrededor de los años 47-54 d.C.

Antioquía jugó un papel importante en la temprana propagación del Evangelio de Cristo. Después de que Esteban fuese apedreado, muchos discípulos huyeron a Antioquía para escapar la persecución y allí mismo predicaron el Evangelio a los judíos que habitaban el lugar.  (Hch 8:1; 11:19). Otros discípulos llegaron a Antioquía y predicaron el Evangelio a los griegos (11:20-21). Más tarde la iglesia en Antioquía envió a Pablo y a Bernabé en su primer viaje misionero (Hch 13). Pablo empezó y terminó su segundo viaje misionero en Antioquía, acompañado por Silas (Hch 15:36-41; 18:22). El comenzó su tercer viaje en esta ciudad también (Hch 18:22-23).

La universidad de Princeton y el museo nacional de Francia comenzaron excavaciones en Antioquía en el año 1932. Desenterraron más de veinte iglesias en ruinas, numerosos baños, dos cementerios, un estadio y muchos mosaicos. El hallazgo más sensacional, sin embargo, fue una bella copa de plata, tallada de una sola pieza y bordeada de un extraordinario cáliz exterior, exquisitamente tallado con vides simbólicas, en medio de las cuales se encuentran doce figuras sentadas, las que muchos creen que representan a Cristo y a once de sus apóstoles. La copa interior tiene una capacidad de 2,36 litros. Algunos, pero no todos, la consideran como el Santo Grial, copa usada por Cristo y sus discípulos en la Ultima Cena. La mayoría de los eruditos la ubican en una fecha dentro del cuarto o quinto siglo. La copa doble se encuentra ahora en los Cloisters de Nueva York, y se la conoce como «el Cáliz de Antioquía».