Descubren Siclag, ciudad que sirvió de refugio al rey David

Tras cuatro años de excavaciones en el yacimiento de Khirbet a Rai, los arqueólogos han encontrado evidencias de que el hallazgo corresponde al asentamiento descrito en la Biblia.

Imagen del asentamiento descubierto. / Ministerio de Exteriores de Israel

Según el relato de 1 Samuel 27, la ciudad de Siclag sirve de refugio para el rey David y sus tropas en su andadura hacia el trono, ocupado por Saúl, y después de que el rey filisteo de Gat, Aquis, se la entregase. Más adelante, en el capítulo 30, la ciudad aparece destruida a causa de un ataque de los amalecitas. Precisamente, Siclag es el último gran hallazgo de la actividad arqueológica en Israel.
 
 
Una excavación que comenzó en 2015 en el yacimiento de Khirbet a Rai ha concluido ahora con el descubrimiento de esta ciudad que aparece en el relato bíblico, según han explicado desde la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Autoridad de Antigüedades de Israel. Los restos hallados por el equipo internacional de arqueólogos que ha trabajado en el proyecto corresponden a un asentamiento filisteo de entre los siglos XII y XI a.C., al que sucedió un asentamiento rural que data del siglo X a.C., corroborando la evolución de la ciudad en el relato bíblico. La datación de carbono 14 que se ha encontrado apoyaría la estimación temporal que han anunciado los expertos.
 
El proyecto ha sido dirigido por Yosef Garfinkel, profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén, y por el investigador de la Autoridad de Antigüedades de Israel, Israel Saar Ganor, que han contado con la colaboración de un grupo de la Universidad de Macquarie, de Sidney. En el asentamiento se han encontrado objetos propios de la época y ofrendas ubicadas debajo de las edificaciones similares a las que se descubrieron en las otras ciudades filisteas de Asdod, Ascalón, Ecrón y Gat.
 
UN DESCUBRIMIENTO RELEVANTE DESPUÉS DE DÉCADAS DE BÚSQUEDA
Durante décadas la ciudad de Siclag ha sido el objeto de deseo inalcanzable por la comunidad arqueológica israelí. Durante todo este tiempo se han sugerido decenas de posibles emplazamientos, pero ninguno ha generado nunca un consenso general a causa de la falta de signos evidentes de la acogida de un asentamiento. En total, los arqueólogos han desenterrado más de cien vasijas que se utilizaban para almacenar vino y aceite, además de para otros usos comunes. Según Garfinkel, las jarras y los tazones con un toque rojo y un acabado manual son típicos del periodo davídico.
 
Fuente: protestantedigital.com
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.